• Si en tu escuela o familia no puedes conversar lo que te está ocurriendo.
  • Si alguien te está acosando solicitándote imágenes impropias o te las envía constantemente.
  • Si te están extorsionando o chantajeando debido a unas imágenes que te apenan que las publiquen.
  • Si has sido víctima de acoso o abuso sexual.

Puedes contarlo si ha ocurrido exclusivamente
en un colegio, casa y obra salesiana.

  • Si solo quieres que te escuche.
  • Si quieres que te de una orientación o consejo para cómo afrontar la situación.
  • o si quieres un apoyo más concreto o acompañamiento en tu caso.